Procedimiento arbitral

Junta Arbitral

Procedimiento Arbitral

Ruta de navegación

Procedimiento arbitral

¿Cómo funciona el procedimiento?

Fase previa

El reclamante que desee plantear un arbitraje contra una empresa o profesional con la que haya mantenido una relación de consumo deberá, con carácter previo, ponerse en contacto con la entidad para intentar resolver el conflicto a través de medios que dejen constancia probatoria (correos electrónicos, registros, grabaciones, etc.). 

No obstante, si en el plazo de un mes desde la interposición de este requerimiento previo no se recibe respuesta o ésta resulta insatisfactoria, el reclamante quedará habilitado ante la Junta Arbitral para plantear la correspondiente solicitud.

No llevar a cabo este requerimiento puede suponer inadmisión por la Junta Arbitral de Consumo.

Admisión o inadmisión de la solicitud

Presentada la solicitud, el Presidente de la Junta Arbitral deberá admitirla o no a trámite en el plazo de 1 mes desde que tiene lugar dicha presentación. En el caso de inadmisión, las causas deberán quedar adecuadamente motivadas por la Junta Arbitral.

La inadmisión podrá ser objeto de recurso de alzada ante la Comisión de las Juntas Arbitrales de Consumo –hoy Junta Nacional de Consumo-, en el plazo de 15 días desde la notificación de la presente Resolución, de conformidad con lo establecido en el artículo 36 del Real Decreto 231/2008, o bien potestativo de reposición ante la Junta Arbitral de Cantabria.

Sin embargo, ante las eventuales lagunas o errores que impidieran conocer sobre el fondo del asunto se abrirá un período de subsanación en el plazo de 10 días. Su no atención en tiempo por parte del reclamante supondrá el archivo del expediente.

Remisión del expediente al reclamado

Si la solicitud ha sido admitida por el Presidente, la Junta examinará si la empresa o profesional reclamado está adherido al Sistema Arbitral de Consumo:

  • En el caso de que la empresa esté adherida, el presidente de la Junta acordará el inicio del procedimiento, notificándoselo a las partes y reenviando a la parte reclamada la solicitud y la documentación presentada por el reclamante, a efectos de que pueda presentar una propuesta de mediación.
  • En el caso de que la empresa no esté adherida, o la adhesión no fuera válida para el supuesto planteado, el presidente de la Junta dará traslado al reclamado para que, en el plazo de diez días, acepte o rechace el arbitraje y la mediación o formule las alegaciones que estime oportunas para hacer valer sus derechos. En el caso de que el reclamado no contestase a la solicitud de adhesión de la Junta Arbitral, el presidente de la Junta ordenará el archivo del expediente por no aceptación del arbitraje, notificándoselo a ambas partes las partes.

Mediación previa

En el caso de que el reclamado fuese una empresa adherida o, no estándolo, aceptara el arbitraje, la Junta Arbitral velará para que las partes intenten llegar a un acuerdo  antes de pasar a la fase de audiencia.

Designación del órgano arbitral y fase de audiencia

Si en la fase de mediación no se llegara a un acuerdo, el expediente pasará a la fase de audiencia. Para celebrarla, se designará a un órgano arbitral, que podrá ser unipersonal (si se trata de un asunto con valor inferior a trescientos euros), o colegiado (si supera esta cantidad).

Designado el órgano, la Junta notificará a las partes la fecha de la audiencia, la cual podrá celebrarse de las siguientes formas:

  • Presencial: las partes podrán acudir personalmente o por medio de representante a la Junta Arbitral y plantear nuevas alegaciones o medios de prueba para ratificarse en sus pretensiones.
  • Escrita: la Junta Arbitral remitirá a la parte reclamante las alegaciones de la parte reclamada, a fin de que pueda responder a las mismas por escrito, y el expediente será enviado al órgano arbitral para que resuelva sobre el fondo del asunto.

Laudo

Celebrada la audiencia por el órgano arbitral y examinada toda la documentación aportada, se emitirá laudo de obligado cumplimiento a las partes e inmediatamente ejecutivo. 

Si una de las partes incumpliese el laudo, la contraparte podrá solicitar su ejecución ante el juez de primera instancia de la localidad en donde se haya dictado el laudo.

Los laudos arbitrales podrán ser resueltos en derecho o en equidad. En el caso de que ninguna de las partes estableciese nada al respeto, la Ley para la Defensa de Consumidores y Usuarios dispone que el órgano arbitral fallará en equidad.

Con la emisión del laudo arbitral, las partes renuncian a acudir ante la vía judicial, al tener el laudo condición de cosa juzgada. No obstante, si existiese disconformidad con el mismo, las partes tienen la posibilidad de:

A-. En los diez días siguientes a la notificación del laudo y previa notificación a la contraparte, solicitar a los árbitros a través de arbitralconsumo@cantabria.es :

  • La corrección de cualquier error material, tipográfico, etc.
  • La aclaración de un punto o parte concreta del laudo.
  • Un complemento del laudo, si hay aspectos del mismo que no han sido resueltas.
  •  Rectificación parcial del laudo, cuando se pronuncia sobre asuntos que no se han planteado o que no guardan relación con las pretensiones formuladas.

B-. Con carácter excepcional, se puede interponer, además: 

  • Solicitud de anulación del laudo ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, en el plazo de dos meses desde la notificación del laudo, en el caso de que se dieran algunas de las circunstancias contempladas en los artículos 40 a 42 de la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje (laudos contrarios al orden público, resolución sobre asuntos no sometidos a la decisión de los árbitros, etc.).
  • Recurso de revisión ante el TS, conforme a lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil para las sentencias firmes.

¿Pueden las partes retirarse del procedimiento?

La parte reclamante podrá retirarse del procedimiento arbitral en cualquiera de sus fases, dando cuenta a la Junta Arbitral para que proceda a su archivo. Si el procedimiento hubiera llegado a la fase de audiencia, el órgano arbitral incorporará esta retirada de procedimiento en el laudo, en el que se hará constar si queda expedita la vía judicial, y que tendrá un sentido conciliatorio.

La parte reclamada, si no está adherida al Sistema Arbitral de Consumo, no está obligada a someterse a un arbitraje. Sin embargo, si se encuentra adherida, deberá someterse al procedimiento arbitral hasta la emisión del laudo, salvo que haya mediado acuerdo con el reclamante o que la materia objeto de arbitraje sea de exclusión expresa en los convenios de adhesión que las empresas hayan establecido con la Junta Arbitral.